ACD Arrieros

El ACD se desarrolló para controlar ganado salvaje en grupos de varios cientos, mediante arreos por el desierto inhóspito de Australia. Estos arreos a veces duraban semanas y cruzaban desde las vastas tierras de pastoreo del interior.

Inteligencia
El ACD es un pensador independiente y una vez entrenado, es capaz de llevar a cabo tareas rutinarias sin supervisión. Ellos son muy inteligentes, por lo que suelen ser capaces de resolver problemas complejos. Ellos son expertos en escoger y castigar a los alborotadores, mientras que al mismo tiempo pueden ser amables con terneros, corderos o patos. Es esta capacidad de clasificación que hace que al perro lo suficientemente versátil para diferentes clases de ganado, así como el juicio o la granja de trabajo con ovejas, cerdos y aves de corral de ganado de Australia.

Adiestrabilidad
Los ACD pueden ser entrenados para realizar diversas funciones en la granja o rancho. Ellos poseen alta capacidad de entrenamiento junto con un fuerte deseo de agradar. La mayoría de los perros pastores pueden realizar trabajos de rutina después de unas pocas exposiciones al entrenamiento. Un ACD bien entrenado puede sustituir a dos o tres buenos hombres a caballo.

Postura
El ACD es considerado una raza en posición vertical. La cabeza es llevada al nivel del hombro mientras trabaja, lo que permite al perro leer los movimientos y deslizarse fácilmente dentro de la tropa y garronear. Al confrontar animales obstinados, pueden agazaparse, preparándose para la mordedura en la nariz, mientras que otros levantan la cabeza para desafiar y venir de frente. La mayoría de los perros experimentarán con diferentes posturas o enfoques para ganar “separadores” ante las acciones obstinadas del ganado. El ACD posee la perfecta combinación de tamaño, angulación, equilibrio, agilidad y el instinto; que le permite garronear y evitar ser pateados.

Mordida
El ACD es más conocido como “heeler” a causa de su garroneo instintivo. Esto se hace de varias maneras dependiendo de la ganadería y la velocidad de desplazamiento. El ganado obstinado o silvestre puede requerir un mordedor con fuerza contundente, mientras que el ganado lechero sólo puede requerir la presencia de un perro.

La técnica típica del perro es “morder” cuando la pierna soporta el peso, y “soltar” antes de que este peso se libere y pase al otro miembro. El “talón” correcto es bajo: en el menudillo o corona.

El ACD no sólo debe morder los talones, sino también usar su fuerza a la cabeza para girar o detener el ganado. Todo agarre debe ser rápido con una liberación inmediata.

Ladrido
Los ACD fueron desarrollados como trabajadores silenciosos. Es aceptable que ladren solo cuando están dirigiendo ganado muy terco, y solo si no es excesivo. El ladrido continuo, ladrando mientras muerden en los talones o más de sólo unos ladridos no es deseable.

arrieros